¿Habrá tenido que sacrificar demasiado en especificaciones para lograrlo?

Vamos, todos los sabemos: las phablets siempre fueron costosas.

Desde que el término se puso de moda a finales del 2011 comprendimos de inmediato que estaban dirigidas a un público exclusivo; pero en especial, a aquellos que preferían pagar más por “smartphones sobre dimensionados” que por tablets grandes y pesadas.

Para muchos el sueño de la phablet propia estaba lejos. Claro, hasta que LG propuso romper el molde.

Les presento a la G Pro Lite, que como su nombre lo indica, es la versión más ligera y accesible de la G Pro. Sí, la phablet de LG que compite contra la Galaxy Note 3 de Samsung. Como era de esperarse, la marca coreana rebajó algunos specs para garantizar una phablet interesante que no cueste un ojo de la cara.

¿Pero lo lograron? ¿Hicieron muchos sacrificios? ¿Vale la pena el ahorro? ¿Qué tan “Lite” es la G Pro Lite? Son preguntas que tuve que responder durante los días que usé la phablet como mi teléfono principal. Acompáñenme y sabremos lo que pasó.

Review LGProLite-3-2

Review LGProLite-11-2


A comparación de la G Pro, los cambios de la versión Lite vienen más por dentro que por fuera.

A comparación de la G Pro, los cambios de la versión Lite afectan más el interior que el exterior.

Diseño: similar a la versión más cara.

A pesar de ser enteramente de plástico, LG hizo un buen uso de ese material.

La phablet se siente sólida en la mano. El acabado brillante de su superficie, aunque no es el mejor, no desentona. Más bien, da una ligera sensación de exclusividad. Por más que no se trata de un modelo tope de línea, la G Pro Lite no se ve ni siente barata. Aunque claro, no es que existan muchos ejemplos con qué comparar en este nicho; aquella imitación de cuero del Galaxy Note 3 no es ninguna buena referencia.

Review LGProLite-9-2

Los sospechosos comunes: Plástico, vidrio, metal falso y un LED brillante.

A pesar de albergar una pantalla de 5.5 pulgadas, la G Pro Lite es cómoda de sostener, todo gracias a sus bordes redondeados. Se siente más pequeña en el bolsillo del pantalón de lo que en realidad es, y además, cuenta con mejoras para uso de una sola mano. Por ejemplo, un teclado numérico que ocupa un cuarto de pantalla cuando queramos llamar.

Como muchos dispositivos Android, la G Pro Lite cuenta con un LED que advierte sobre notificaciones y llamadas perdidas. Se encuentra alrededor del botón Home, y a pesar de ser útil, sí desentona un poco con el diseño sobrio de la phablet.


No esperen mucho del display de la G Pro Lite.

No esperen mucho del display de la G Pro Lite.

Pantalla: No esperen por FullHD.

Llegó la hora de cruzar por algunos baches.

La calidad de la pantalla es una de las características que fueron sacrificadas para mantener un buen precio. Si bien el panel IPS representa de manera eficiente los colores y el contraste, la resolución de 960 x 540 píxeles (con 200 PPP) echa por tierra cualquier esperanza de experimentar lo que ofrecen equipos actuales.

Al no llegar a ser ni siquiera HD, tanto textos como fotos se ven claramente afectados por la baja resolución del display.

Es posible jugar con la G Pro Lite, aunque la fluidez puede verse afectada si pasamos del 2D al 3D.

Podemos jugar, pero la fluidez puede verse afectada si pasamos del 2D al 3D.

Rendimiento: Bienvenidos al 2011.

Por otro lado, el procesador Dual-Core de 1000 MHz que le da vida a la G Pro Lite no es gran cosa.

En la práctica, se asemeja más al de un smartphone de hace un par de años, quedando bastante detrás del Snapdragon 600 Quad-Core que viene en la versión más cara.

¿Aman jugar en 3D mientras esperan la clase o quieren matar el tiempo? Es posible hacerlo con la G Pro Lite, solo que sin la fluidez y rendimiento ideal. Después de todo, LG nos recuerda que no se puede tener todo en la vida. Aunque una partida de Cut The Rope 2 siempre será bienvenida.


La G Pro traía una cámara de 13MP. La versión Lite entrega 8.

La G Pro traía una cámara de 13MP. La versión Lite entrega 8.

Cámara: Cumple con lo prometido.

No hay nada de malo con una cámara de 8MP, ¿cierto?

LG lo demuestra con la G Pro Lite, que dentro de todo, entrega buenos resultados. El auto-foco es ágil y el sensor mantiene un control de exposición decente.

Se trata de una experiencia rápida y sencilla, y si a esto le sumamos que la G Pro Lite cuenta con un botón físico exclusivo para disparar, tomar fotos se vuelve mucho más cómodo.

Casi del tamaño de un iPhone 5

Casi del tamaño de un iPhone 5

Batería: Lo mejor de esta phablet.

Imaginé que con unas especificaciones técnicas austeras no debería sorprenderme su bajo consumo. De todos modos, la compañía coreana decidió usar la misma batería de 3140mAh de la versión más cara.

Esto asegura más de un día de chequear mails, jugar, ver algunos capítulos de una serie en Netflix, y claro, hacer varias llamadas. Dato adicional: el tamaño de la batería de la G Pro Lite es capaz de ocultar la pantalla de un iPhone 5.


Para ahorrar, LG tuvo que prescindir de algunos sensores. El que regula el brillo automático es al que más se le extraña. Felizmente hay formas de compensarlo.

LG tuvo que prescindir de algunos sensores. El que regula el brillo automático es al que más se le extraña. Felizmente hay formas de compensarlo.

 

Mejorando la G Pro Lite.

Nos queda claro que el ahorro conlleva a varios sacrificios, y aparte de la reducción de la resolución de la pantalla y la elección de un hardware modesto, LG también quitó características que pensábamos básicas en este tipo de dispositivos.

¿La decisión que más me afectó? La ausencia de un sensor para regular el brillo del display.

Lux Auto Brightness, una app obligatoria para el G Pro Lite.

Lux Auto Brightness, una app obligatoria para el G Pro Lite.

Felizmente algunas aplicaciones de Android permiten mejorar la experiencia que el G Pro Lite entrega de fábrica. Mi primera recomendación: bajen Lux Auto Brightness. Se trata de un app que usa la cámara frontal de la phablet como sensor de luz. Funciona muy bien y solo es necesario un par de ajustes para que nos solucione la vida.

Nova Launcher lo mejora todo.

Nova Launcher lo mejora todo.

Otro punto que no me agradó fue Optimus UI, la modificación de Android Jelly Bean de LG cuyos iconos, menús y barra de notificaciones congestionada de botones me hicieron correr a mi Launcher Favorito: Nova.

¿Qué lo hace totalmente recomendable? Que no solo mejora la estética de la interfaz, dándole un toque de Android puro, sino que permite aprovechar mejor el espacio de la pantalla.


A pesar de todos los sacrificios, la LG Pro Lite se presenta como una buena alternativa para todos los que queramos ahorrar.

A pesar de los sacrificios, la LG Pro Lite se presenta como una buena alternativa para los más ahorradores.

¿Vale la pena?

Es simple, la G Pro Lite no reemplazará a ninguna phablet de alta gama. Tampoco hará que los otros smartphones en su rango de precio se vean opacados.

Después de todo, tiene la potencia de un Galaxy S3. Sin embargo, ofrece bondades innegables como una batería espectacular, un diseño sobrio y una pantalla amplia. No ganará concursos de velocidad o diseño, pero ofrece una oportunidad a quienes prefieran ahorrar pero sin tener que conformarse con un equipo decepcionante.

Pueden conseguir la LG G Pro Lite en Claro por S/. 639 en plan Smart total Ti de 18 meses. Si les interesa la versión liberada pueden conseguirla en Perú a través de Linio por S/. 1099.


Especificaciones: G Pro Lite vs G Pro

 

Dimensiones: 150.2 x 76.9 x 9.4mm / Peso: 161g / Pantalla: IPS LCD 540 x 960. 5.5 Pulgadas a 200PPP / CPU: Dual-Core 1GHz Cortex-A9 Mediatek MT6577 / RAM: 1GB / Almacenamiento: 8GB y Slot para MicroSD / Cámara: 8MP con video de 720p / Radio FM / Batería 3140mAh
Dimensiones: 150.2 x 76.9 x 9.4mm / Peso: 172g / Pantalla: IPS LCD FullHD 1080 x 1920, 5.5 Pulgadas a 401ppp / CPU: Quad-Core 1.7GHz Krait 300 Qualcomm Snapdragon 600 / RAM: 2GB / Almacenamiento 16 o 32GB y Slot MicroSD / Cámara: 13MP Video Full HD / Radio FM / Batería: 3140mAh