El nuevo smartphone de Sony promete una gran experiencia dentro de la gama media.

Sony bautizó el nuevo Xperia C4 como el selfie phone”.

Un nombre que, le suene ridículo o no a quien lo escuche,  destaca la característica principal del teléfono: una cámara frontal de 5MP con flash incorporado que promete selfies más detallados y mejor iluminados.

Todo bien con eso pero, ¿no es que uno se la pase tomando selfies todo el tiempo, cierto? Incluso hasta los adictos de los autorretratos dedican gran parte de la vida su smartphone en bajar apps, ver videos, enviar mensajes, revisar redes sociales, recibir notificaciones y jugar. Entonces, ¿será tan bueno como promete ser para los selfies, como también para lo demás?

Con una pantalla FullHD de 5.5 pulgadas, un procesador Octa-Core de 1.7 GHz, la promesa de Android Marshmallow y una batería de 2600mAh; por lo menos en el papel, el Xperia C4 se presenta como una opción interesante dentro de la gama media. En especial para los que buscan un teléfono más parecido a una phablet pero a un precio menor.

¿Marketing o algo más? ¿Gimmick o realidad? Les cuento la respuesta en el análisis.


Xperia C4

El Xperia C4 es un teléfono que se ve muy bien, por más que el plástico es protagonista.

Nada mal…si lo vemos de lejos.

Sony tiene mucho cuidado sobre todo lo que diseña; y el Xperia C4 si bien no combina metal con vidrio, no decepciona en absoluto a pesar de ser de plástico.

De hecho, se ve sobrio, minimalista y hasta amigable. Un terminal que no tendría vergüenza de codearse con un iPhone 6S, un Galaxy S6, un HTC One M9 o un Xperia Z5; por más de no contar con un cuerpo con materiales premium. Aunque ya de cerca, algunos detalles quedan fuera de lugar.

Por ejemplo el cobertor de la nanoSIM y la microSD se siente barato, frágil y apunto de romperse. Como si uno corriera el riesgo de quedarse con él en la mano al quitarlo. Por otro lado, el botón que activa la cámara, más que ayudarnos, estorba. Y es que muchas veces he sacado el teléfono de la mochila, o del bolsillo, con la cámara prendida y sin una buena porción de la batería. Terrible.

Lo bueno es que en las manos, el terminal de Sony resulta cómodo y da seguridad de que no se resbalará fácilmente. De hecho, a pesar de tener una pantalla de 5.5 pulgadas, el Xperia C4 no se siente monstruoso. Ayuda la superficie trasera, que se adhiere bien a la piel.

 

Xperia C4

Sostener el Xperia C4 es bastante cómodo.

Xperia C4

Hay poco de que quejarse del diseño del Xperia C4


Xperia C4

Uno puede llegar rápidamente al tope de rendimiento del Xperia C4

Bueno para lo básico.

 

El Xperia C4 lográ una gran primera impresión.

Hasta podría decirse que se comporta como un teléfono gama alta; claro, si se trata de pasar de un app a otra, navegar entre menús, ver videos en Youtube, abrir Spotify, usar Chrome, tomar fotos, editarlas, revisar nuestras redes sociales y cualquier otra acción común y corriente.

Pero cuando abrimos un juego o realizamos labores más exigentes, el Xperia C4 pisa tierra. Sobre todo si se trata correr juegos.

No es que el rendimiento sea terrible, pero el procesador Mediatek Octa-Core de 1.7GHz produce lags de vez en cuando. Fallout Shelter nunca me mostró tanto tiempo de loading en otros teléfonos. Mientras que Need For Speed: No Limits reduce la calidad gráfica por mejor estabilidad.

Otro punto que queda corto: el almacenamiento. Con un modelo único de 16GB, muchos acudirán a las microSD y a la nube para no quedarse sin espacio. Aunque el culpable del reducido espacio no es tanto Sony, sino Claro. La única operadora que vende el terminal en Perú.

 


Xperia C4

El Xperia C4 es víctima de una terrible costumbre de la operadora que lo vende.

Crapware.

 

¿Y es que alguien podría decirle a Claro que deje de meter tantas apps inútiles en los smartphones que vende?

Pasé buena parte de la configuración inicial del Xperia C4 desinstalando programas y widgets que jamás usaré. Drama que vivirá todos los que adquieran uno; ya que por ahora solo esta operadora vende el terminal.

Pero puesta la basura donde corresponde, el Xperia C4 brilla.

Llega con una versión sin mucha modificación de Lollipop. Limpia, ordenada y fácil de usar. La marca, además, promete la llegada de Marshmallow. Es cierto, los amantes de la experiencia Nexus preferirán el launcher oficial de Google. Pero quienes no quieran darse el trabajo de instalarlo, confíen en que el Xperia C4 no se mete con lo esencial de Android.

 


Xperia C4

La pantalla del Xperia C4 cumple con las expectativas.

FullHD es más que suficiente.

 

Con un procesador gráfico no tan poderoso, es bueno que Sony se haya plantado en los 1920×1080 para no exigir más al sistema. Aunque lo mejor es que el panel es de buena calidad.

Los textos se ven muy claros, es casi imposible reconocer los pixeles, y aunque la profundidad de color, contraste y nivel de brillo no son comparables con la pantalla de un iPhone 6S o la de un Galaxy S6; el display de 5.5 pulgadas supera a mucha de la competencia. 

De hecho, la pantalla resulta perfecta para ver videos, revisar redes sociales, leer artículos extensos y hacer la mayoría de cosas que permite una phablet promedio. Eso sí, el sensor de brillo automático puede ser errático a la hora de acomodarse a la luz del ambiente, lo que malogra un poco la experiencia.

 


Xperia C4

El Xperia C4 es un buen teléfono para las selfies, pero no es necesariamente uno extraordinario tampoco.

Selfie phone.

 

Llegamos a lo que Sony quiere que todos conozcan: las capacidades fotográficas del Xperia C4. Sobre todo en las selfies que produce. Al final del día el terminal ofrece resultados un tanto mixtos. Es cierto que los 5MP de la cámara frontal pueden ofrecer más detalle, pero el sensor no es tan poderoso para entregar fotos espectaculares.

De hecho en lugares oscuros, cuando uno piensa que se aprovechará mucho más el flash que acompaña la cámara frontal, este también decepciona al ofrecer un brillo muy bajo y pocas ventajas a la práctica.

Por el lado de la cámara principal, se agraden los controles manuales y los features que Sony trae al Xperia C4 de sus teléfonos más caros, pero ninguna foto que tomé con ella me mostró algo que me sorprendiera.

 


Xperia C4

Como buen Xperia, Sony ha logrado que el teléfono mantenga una gran rendimiento de batería.

Una gran autonomía.

 

La magia que haga Sony produce con la batería de sus terminales, debería ser copiada por otras compañías.

Puede que 2600mAh no suene a mucho, pero con recursos no tan exigentes y modos inteligentes para conservar energía, el Xperia C4 puede superar el día de carga sin problema.

¿Es posible acabar con ella en menos de un día? Si exigimos el teléfono, por supuesto. Pero para un uso regular y moderado, estoy seguro que no decepcionará a nadie.

 


El Xperia C4 no es una decepción, pero tampoco será fundamental dentro de la gama media.

El Xperia C4 no es una decepción, pero tampoco será fundamental dentro de la gama media.

Recomendable hasta cierto punto.

 

No se por qué no me sorprende. Al final del día el Xperia C4 resulta mucho mejor por todo lo que ofrece, pero no tanto por hacer buenos selfies y fotos en general.

¿Algo terrible? Para nada en absoluto.

En el peor de los casos el Xperia C4 toma fotos promedio; pero lo mejor, ofrece un muy buen rendimiento básico. Sí,  la potencia se diluye en los juegos exigentes; pero vamos, se trata de un gama media al fin y al cabo.

Podría recomendar el Xperia C4 a cualquier persona que busque un smartphone con pantalla grande, rendimiento decente, una buena experiencia Android y una espectacular batería. Todo por un precio bastante accesible.

El Xperia C4 se vende a S/449 soles en un plan de 139 de 18 meses. Algo que a muchos les va a resultar atractivo. Sin duda alguna, un buen paso de Sony en el mercado de la gama media.