Con miles de opciones en el mercado, LG apuesta por lo práctico sin dejar de lado la calidad del audio.

Comprar un parlante bluetooth puede ser una gran idea. De las mejores que uno podría tener, de hecho. Y es que su utilidad es incuestionable, sobre todo para los que quieren mejorar el audio de sus smartphones, tablets y hasta laptops.

No conozco a nadie que se haya arrepentido de adquirir uno; pero con tantas opciones en el mercado, elegir el mejor resulta siempre muy complicado. En especial porque, por lo menos en el papel, todos parecen ofrecer casi lo mismo.

Quizás para complicarnos más la vida, o al contrario, para hacer mucho más sencilla la tarea de elegir uno; LG acaba de lanzar el Music Flow P5. Un parlante ligero, compacto, fácil de usar y listo para conectarse a cualquier dispositivo por bluetooth. Pero sobre todo, con una calidad de sonido que promete dejar satisfechos a la gran mayoría.

¿Cumplirá con las expectativas? ¿Será tan conveniente como parece ser? Qué tal si me acompañan en este análisis y se los cuento.

El Music Flow P5 es bastante práctico.

El Music Flow P5 es bastante práctico…

Music Flow P5.

…y no se ve nada mal.


Music Flow P5.

LG no ha roto ningún molde, pero hizo un buen trabajo diseñando el Music Flow P5.

Una buena primera impresión.

Quizás lo mejor del diseño del Music Flow P5 es que este no se esfuerza por llamar la atención.

De negro y gris metálico, el parlante queda muy bien puesto sobre una mesa, encima de un escritorio, al costado de una Macbook Pro o de un smartphone de alta gama. Esto sin tomar el protagonismo. Algo que está muy bien.

Music Flow P5

El parlante tiene dos bocinas frontales.

Por otro lado, la estructura de plástico del Music Flow P5 lo hace muy ligero. Es cierto que pierde el toque premium, pero el poco peso, sumado a lo compacto que es, lo convierte en un parlante perfecto para no sacrificar espacio en el bolso o la mochila.


Los controles son un punto a favor.

Un botón central de encendido es rodeado por un anillo con 4 opciones: activar el bluetooth, subir y bajar el volumen, así como arrancar o pausar una canción.

Esto último, aunque parezca tonto, diferencia al Music Flow P5 de parlantes incluso más caros y potentes que él. Y es que es raro encontrar tal comando; y no depender del smartphone, la tablet o la laptop para esa función.

Music Flow P5

El Music Flow P5 es muy simple de usar.

Los problemas llegan desde dos direcciones.

Primero, la superficie anti-deslizante del P5 no hace muy bien su trabajo. Si subimos el volumen a tope el parlante puede moverse debido a las vibraciones; y hasta caer de una mesa si estaba pegado al filo.

Por otro lado, y aunque pareciera lo contrario, el Music Flow P5 solo cuenta con parlantes al frente del dispositivo. Las rejillas de metal que cubren la zona trasera están de adorno, y pueden confundir a la hora de saber de dónde sale el audio.

Music Flow P5

El Music Flow P5 trae algunas desventajas.


Music Flow P5

¿A qué suena el Music Flow P5?

Sonido satisfactorio, pero no emocionante.

En cuestiones de calidad de audio uno nunca tendrá la última palabra; y es que hay muchos factores a tener en cuenta. Desde el tamaño del cuarto donde esté el parlante, hasta la calidad del archivo que reproduzcamos. Lo mismo que puede jugar en contra en un situación, puede estar a su favor en otra. Pero en líneas generales el sonido del Music Flow P5 no decepciona.

Lo positivo es que, para ser así de compacto, el parlante supera al promedio. Si algo destaca en él son los bajos. Tanto, que parece que LG hubiese hecho trampa, elevando ese registro para ocultar deficiencias en los medios y altos. Esto lo convierte en un parlante muy bueno para escuchar electrónica, hip-hop o cualquier otro género que tenga a los graves de protagonista.

Ahora, esto no quiere decir que el Music Flow P5 sea malo para todo lo demás, solo que no es tan bueno como uno podría haber querido.

Al escuchar un podcast por ejemplo, las voces se sienten definidas; así como los solos de guitarra y las melodías más agudas. El problema es que no son tan brillantes como para satisfacer a un oído experto.

Aunque el verdadero problema llega a la hora de subir el volumen al máximo. Y es que al hacerlo, tanto los graves, medios y agudos, suelen distorsionarse. Aquella definición que nos gustó se pierde, y en su lugar, aparece un sonido reventado.

Music Flow P5

Un par de toques bastan para conectarlo.

Music Flow P5

El Music Flow P5 se inclina a los bajos.

Music Flow P5.

El audio pierde calidad a todo volumen.


Music Flow P5.

Competencia seria: a la izquierda el UE Boom, debajo el SRS-X33 de Sony, al medio el Soundlink Mini de Bose y arriba el Music Flow P5 de LG.

¿Qué lo diferencia de otros?

 

Arriba se encuentran solo cuatro de cientos de parlantes que pelean en un mercado que, estoy seguro, pocos pensaban que estaba tan poblado de opciones. Pero sin duda, es una buena muestra de todo lo que estos ofrecen.

Los dos más reconocidos de ese grupo son el UE Boom de Logitech (a la izquierda) y el Soundlink Mini de Bose (al medio a la derecha). El Music Flow P5 tiene poco o nada que hacer contra ellos. Pelean en el segmento de gama alta, ofrecen un sonido mucho mejor, y traen características exclusivas. Por ejemplo, el UE Boom es resistente al agua, tiene “sonido 360”, NFC, y cuenta con un micrófono para contestar llamadas. El Soundlink Mini, hecho completamente de aluminio, destaca por su sorprendente calidad de audio.

Music Flow P5

Aunque todos son portátiles, el Music Flow P5 es el más ligero y compacto.

El parlante de LG, si en algo puede competir es con su batería, que en la práctica puede alcanzar las 8 o 9 horas de autonomía (superando a las 7 del Bose, pero quedando por debajo de las 13 del Logitech). También, en el precio: ambos parlantes pueden llegar a los $200 USD o más. En Perú, el P5 se vende por S/.400 soles (unos $115 USD).

Music Flow P5

Se carga por MicroUSB y lo hace rápidamente. Lo malo es que el cargador no está incluido en el paquete.

Aunque el problema real lo da el SRS-X33 de Sony. Un parlante que cuesta como el P5, pero que ofrece un sonido comparable con el del Soundlink Mini de Bose. Tiene NFC, micro para llamadas y una batería que en la práctica alcanza las 10 horas de autonomía. Si algo el Music Flow tiene de ventaja es su tamaño: es más pequeño y ligero; y además, se carga más rápido y puede conectarse a otro parlante igual y generar sonido envolvente.

Y es por esto que el Music Flow P5 la tiene difícil. Y es que, por más que es un buen parlante, sí existen alternativas más completas que él y al mismo precio.

Lo recomiendo a todos lo que quieran disfrutar de buen audio en casi todas partes. Pero si se trata de recibir más por el dinero invertido, quizás el Music Flow P5 no sea la mejor opción de todas.